martes, 11 de febrero de 2014

Humildad y presunción.



La presunciòn no es una virtud. Las personas centradas y humildes raramente se destacan por hablar mucho ni exponerse desmesuradamente. Y las que se presumen les es escasa  la humildad. Difundir y ventilar más allá de la naturalidad del evento nuestras cuestiones, no lleva a otro lugar que molestar a la audiencia o a los lectores. La sabiduría esta signada por un carácter sencillo, de alta consideración a quien nos escucha o a quien escuchamos, por no saturar con auto elogios innecesarios a nadie y elevando con respeto y educación nuestros logros y opiniones. Moderar hasta el límite  de la razonabilidad significa ubicación en el universo. Y estar ubicado es muy importante para uno y para los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.