domingo, 14 de septiembre de 2014

No todo es lo que parece.



A veces no todo es lo que parece. Hay que comer una bolsa de sal para conocer a fondo una persona….y toda la vida no alcanzaría  Y es posible que sea cierto en muchos casos. Más siempre podemos intentar tener una valoración lógica de los queridos que conocemos.  O, a veces, nos equivocarnos de medio a medio. Para bien o para mal. En la familia y fuera de ella. Así suele ocurrir en la vida de las relaciones entre personas. Que la vista  brille clara y permita saber quien está a nuestro lado y esquivar a tiempo lo que parece y no lo es. Porque si parece y no lo es, no merece estarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.