lunes, 1 de septiembre de 2014

La determinación.


La determinación nos permite resolver nuestros imposibles. La pequeña ventana por la que miramos un horizonte lejano se agranda en la medida que nos pongamos en marcha y tratemos de alcanzarlo. No depende de la edad. Depende de un espíritu demostrativo, de voluntad, persistencia y una alegría inmensa por desenvolver un desafío y apreciarlo en toda su magnitud. Harriet Anderson, con 77 años, se convirtió en Ironman en Hawai. Un ejemplo maravilloso de que lo imposible solo tarda un poco más.

1 comentario:

  1. Te lo voy a robar sin tu permiso para varios(as) que lo necesitan.. jaja....(mencionando la fuente por supuesto!)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.