martes, 16 de septiembre de 2014

No te vayas enojado.


Si alguna circunstancia te pone furioso y quieres irte ten paciencia unos minutos. No te vayas enojado. Cuenta, camina, despotrica en tus pensamientos, mastica tus rabias, muele tus nervios, retuerce tus dedos, llora…pero espera un momento.Mete una pausa en tu rabieta. Si te vas mal seguirás así para siempre con el evento desafortunado. Si te quedas lo más probable que alguien pida disculpas, que te tranquilices o que puedas resolver en mejor forma lo que fue negativo. La paz volverá en parte y el ánimo recuperará algo de color. No hay curva en la vida que no se pueda tomar. No hay infortunio que no se disuelva en el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.