lunes, 20 de enero de 2014

La meta es tu momento de gloria.


Tus últimos metros son tu gloria. Es tu premio esta llegada. Aunque vengas mal levanta tu cabeza, saca pecho y mete a fondo esos últimos 50 metros. Te sentirás de maravilla con este pequeño sprint que no olvidarás en tu vida. No se es campeón o campeona por los tiempos sino por la actitud. Siempre la  meta es tuya...es tu momento. Crúzala a fondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.