miércoles, 19 de noviembre de 2014

Happy runner.


Corredores felices los que tranquean para disfrutar, para admirar el paisaje, que les importa mucho más la distancia que la velocidad, que están dispuestos a invertir más kilómetros aunque sean más lentos. Quieren  correr sin la exigencia de la competencia aunque lo hagan consigo mismo. Dejan que el cronómetro describa el giro sin apurarlo, quieren descubrir nuevas rutas, nuevos amigos, nuevos afectos, avanzar gozando cada paso, y subir las pulsaciones y el tranco en un final a fondo los últimos metros. Volver a ser niños, disfrutar del tranquear como se pueda y avanzar por esos caminos de la vida que los llevan hasta aquel horizonte lejano que nunca se alcanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.