miércoles, 26 de noviembre de 2014

El daño del cigarrillo es irreversible.


El daño que provoca el cigarrillo es irreversible. Tanto si termina con la vida provocando un cáncer, como si  produce una disminución de la capacidad pulmonar. Así como se consume el, cada cigarrillo que se fuma consume un poco de cada uno también. Por haber fumado mi capacidad de función pulmonar es un 75 % del promedio para mi condición y edad. He perdido un 25 %. Por mucho que corra, que nade, que me esfuerce, que vaya a fondo al gimnasio, no mejorará nunca. Lo perdido es irrecuperable. Dejarlo es posible. Sin humo, sin penas y oxigenado vale la pena y la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.