sábado, 1 de noviembre de 2014

El progreso es deterioro.


El éxito evolutivo de la sociedad en el último siglo ha provocado un deterioro enorme en el medio ambiente. Sin embargo, a pesar de esta realidad manifiesta,  no se renuncia al bienestar que provoca este progreso ni refleja culpabilidad alguna. Tampoco se resuelven los efectos del deterioro para disminuirlos o eliminarlos. El futuro es de pronóstico cantado: inexorablemente se producirá tal desastre en el medio ambiente que toda la población será afectada seriamente. El resultado será desolación, muerte y cambios irreversibles en los ecosistemas. Podemos, en forma individual, jugar un papel importante en la cultura global en defensa de un desarrollo sustentable. La presión sobre empresas y gobiernos tendría mucho efecto por ausencia de alternativas de quienes son responsables. Las actitudes personales y ejemplares serán fundamentales si queremos detener tamaño deterioro del planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.