jueves, 23 de octubre de 2014

Las virtudes del runner.


Se caracterizan por tener hábitos solitarios aunque muchas veces entrenen en grupo. Se los puede ver trotando en los lugares más insólitos. Tienen voluntad admirable para levantarse temprano, a veces a oscuras, y entrenar. Son persistentes, se los verá una y otra vez corriendo. Todos los días hacen el esfuerzo siguiente en sus planes de entrenamiento. Son disciplinados con ellos mismos, tanto como si les correspondiera dar un exámen, aunque saben que a nadie le importa lo que hacen. Reparten y reciben afecto entre sus compañeros de ruta y gustos. Compiten, se ganan, pican a la par los últimos metros, pero pasaron la meta y se abrazan felices…perdedores y ganadores. Se respetan con veneración. Se conocen de lejos. Cada uno admira a su amigo. No importa el pedestal. Todos saben el esfuerzo que aplica para poder meter kilómetros de trote. Tienen paciencia infinita en cada carrera. Las hay tan largas que únicamente con paciencia se llega a la meta. Paciencia y estado físico: su salud es fantástica y envidiable. Pero la construyen durante mucho tiempo. Todos los días un poco. Porque saben de progresión y de hábitos saludables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.