martes, 14 de octubre de 2014

Arranca tranquilo.


La vida tómala con tiempo. Trata de acomodar tus compromisos y actividades de modo que la puedas transitar sin apuros. La urgencia colisiona con tu cerebro y altera el estado anímico de forma preocupante. No puedes levantarte de mañana y salir corriendo. Levántate una hora antes o el tiempo necesario para despertar en paz y sin apuros. Será tu mejor inversión diaria. Trata de estar antes y no después. Tu horizonte cambiará, mejorará tu calidad de vida y al final de la jornada estarás mucho mejor habiendo vivido un día más lento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.