jueves, 2 de octubre de 2014

La salud no tiene precio.


Valora tu salud. Es la que te hará brillar en la vida. Debes cultivarla todos los días,  salud física y mental. Solo tú  puedes hacerlo. Nadie vendrá a resolver nuestra vida. Depende de nosotros hacerlo. La salud no puede comprarse en ningún sanatorio. De nada sirve acumular riqueza o vivir con estrés porque deteriora. Disfruta vivir saludablemente. Dedícale un tiempo por día a tu cuerpo y verás resultados admirables. Hay algunas cosas que se deben hacer para este propósito: vivir sin apuro y en paz con nuestros sentimientos y posibilidades, moverse y hacer actividad física, tener hábitos de alimentación saludables comiendo mucha fruta y verdura, dormir y descansar bien, y tener algún empeño solidario todos los días. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.