jueves, 21 de agosto de 2014

Ponernos a la par es un privilegio.


En el deporte hay muchos amigos con capacidades especiales. Tenemos la suerte de poder compartir cada tanto una carrera con ellos. La realidad es que no los sentimos diferentes y ellos no nos sienten diferentes a nosotros. Este sentimiento nivelador surge porque corren a la par sin concesiones ni ventajas, y hay una transferencia mutua de cariño, amor filial y comunicación de altísima sinceridad. Aprendemos en la circunstancia de la vida que nos cruza con ellos, que en todas las curvas podemos doblar juntos, acelerar a fondo y abrazarnos fraternalmente en la meta. Una meta que nos espera en cada carrera, carreras que nos sacuden el corazón por tener la posibilidad de acompañar y querer a quienes lo necesitan mucho. Ponernos a la par es un privilegio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.