lunes, 11 de agosto de 2014

Colesterol y triglicéridos.


La población mundial no solamente está aumentando en número sino también en peso. El aumento de peso, el sobrepeso y la obesidad mórbida, provocan desórdenes fisiológicos, entre ellos un aumento en los niveles de colesterol y triglicéridos. Esto afecta muchas de las funciones del organismo y el sistema circulatorio, produciendo obstrucción de las arterias y cuando estas irrigan al corazón puede ocurrir un infarto y muchas veces la muerte. Cáncer, diabetes y muchas otras consecuencias tienen que ver con la obesidad también. Las enfermedades cardiovasculares son las que más causas de fallecimiento producen en el mundo. Una alimentación saludable y la actividad física ponen los valores de análisis en el umbral correcto. Ponerse en movimiento y modificar hábitos de alimentación tendrán un resultado positivo. Un horizonte saludable no solo tiene que ver con cada uno de nosotros, tiene que ver con la familia y la sociedad. La obesidad es la epidemia de éste siglo y todos debemos hacer un esfuerzo para tratar de corregirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.