jueves, 14 de agosto de 2014

El celular...


El celular que tanto te atrae,  que te distrae el cerebro, que se sacude con el ruido de tu oído, el que hizo caer tu bebé al piso, achicó tu vista, arrugó tu piel de la  bronca contenida en tanta discusión…ese que te distrajo y te llevaste puesta esa pobre abuelita en bici, el que en medio de la noche te hizo saltar alterada la cama o te dejó la comida a medio... maldito ...  ese celular no es tu amigo! Es un enemigo. Es la realidad de que el progreso a veces es deterioro! Pero el aparato no tiene la culpa. La culpa es tuya. Ahora si puedes te amigas, dale la mano, el oído y el sentido común de otra forma. Y veamos como vas a hacer en adelante para llevarte bien con el. Y con el mundo que te rodea. Primero conduce después habla. O estaciona. Primero tu bebé campeona. Primero tu bebé ... después hablas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.