domingo, 24 de agosto de 2014

Gracias.


Agradezco cada vez que me levanto o cada vez que largo una carrera y llego. Agradezco pero sé que El sabe que yo he hecho lo que pude para que esto ocurra. La salud la he construido día a día, pasito a paso. No ha caminado por mí. Me ha corregido en mis desvíos pero no me ha enderezado. Me ha dado su mano cuando tuve que cruzar algún charco pero no me ha cruzado. Me ha dado un empujón cuando me quedé parado pero no me ha movido. Juntos hemos llegado a la meta. Claro que no soy infinito pero por ahora me levanto, estoy sano, estoy vivo. Por esto le agradezco. Hoy hemos decidido seguir los dos por aquí…y doblar todas las curvas juntos un poco más. Después veremos. Gracias por estar conmigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.