viernes, 19 de diciembre de 2014

Ejemplos.


Hay ejemplos que valen oro. No requieren palabras ni discursos. No hay que explicarlos ni adornarlos. Hay ejemplos que nos sacuden con la imagen. Es un legado para una sociedad distraída y apática muchas veces.  Una sociedad que necesita moverse en sentido positivo y adquirir hábitos ejemplares y solidarios. Hay ejemplos de fuerza, de superación increíble, de lucha sin cuartel y sin abandonos que están por sobre cualquier cristiano. Cristianos que quieran verlos y mover sus sentimientos hasta conmoverse. Casi siempre estos ejemplos no son reconocidos por quienes han sido conectados a la vida vaya a saber como. Duele mucho porque aunque solo sea un pequeño aplauso, ese aire de las palmas, es una brisa de aire fresco en la vida de ellos. Reconozcamos estos hermanos y hermanas que este afecto no tiene costo y es una luz que brillará fuerte iluminando nuestro pequeño universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.