jueves, 5 de abril de 2018

Lavarse las manos con agua y jabon.

Es el principal acto de higiene que podemos hacer cuando regresamos a casa. Cada vez que manejamos dinero, o tocamos cosas en un supermercado, las barandas de las escaleras, las manijas de las puertas, o aún cuando estrechamos las manos saludando, estamos llenando nuestras manos de una inmensa cantidad de gérmenes portadores de las más diversas enfermedades, que a su vez se las transmitimos a medio mundo Si modificamos esta situación adquiriremos un hábito saludable. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.