viernes, 25 de julio de 2014

Amor de viejo...


El abuelo llegó temprano al hospital para controlar su presión. Estaba apurado. Tenía una cita a las 9:00 de la mañana. El doctor le pidió que tomara asiento sabiendo que quizás se demoraría en atenderlo. Lo vio mirando su reloj y decidió apurar su atención. Le preguntó que cita lo esperaba esa mañana ya que lo veía tan ansioso. El abuelo contó que iba al geriátrico a desayunar con su esposa. El doctor pregunto sobre la salud de ella. El respondió que padecía de Alzheimer. Respondió el abuelo que hacia tiempo que no sabía quien era él, que hacía cinco años que no podía ya reconocerlo. El doctor sorprendido sostuvo entonces que ella no se enfadaría si llegaba un poco tarde y preguntó: 'Y usted sigue yendo cada mañana, aun cuando no sabe quien es usted?' El sonrió y le dijo: "Ella no sabe quien soy, pero yo aún se quien es ella. Y la amo.” El abuelo tenía 12/7 de presión y un corazón lleno de sentimiento maravilloso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.