viernes, 20 de enero de 2017

Andar descalzo.

El pie es una bisagra con el suelo que soporta el cuerpo y permite la locomoción, acomoda los desniveles, la falta de balance sobre el eje simétrico y los equilibra. El calzado no permite que el pie se adapte, impide el buen funcionamiento y no amortigua naturalmente.
Esto genera problemas en el pie, en los tobillos, en las rodillas, las caderas, la espalda y el cuello. La amortiguación del calzado solo crea desequilibrios, y estos, lesiones. También andar descalzo mejora los problemas de circulación y otras funciones por estimulación del punto de reflexologia de la planta del pie. Tratemos de andar descalzos en nuestro hogar o en lugares que lo permiten. Poco a poco se recuperaran las funciones del pie. No debemos tener miedo y veremos con los días que se convierte en un placer. La planta del pie lee las superficies y recibe la orden de como funcionar. El calzado atrofia. El andar descalzo alivia y sana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.