miércoles, 25 de enero de 2017

José Luís Cabezas.

Ningún crimen mata la idea, ningún crimen mata la foto. La impunidad es circunstancial y efímera. La vergüenza infinita cae sobre la familia de los gestores de un crimen y es el vuelto de quienes no pueden defenderse más. Mi emotivo recuerdo a un fotógrafo soñador y mejor persona.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.