domingo, 15 de mayo de 2016

Desafíos.

Vale la pena demostrarte que tienes salud para un desafío. Que esta salud te permite vivir de manera magnifica. Desafíos notables porque son abrumadores. Difíciles pero no imposibles. Sirve porque es mostrar que las situaciones por complicadas en la vida pueden revertirse. No lo puede cualquiera. Hay que entrenar y el entrenamiento significa mucho esfuerzo, muchos días en la semana, en el mes, en el año, cuidarse en las comidas, evitar las bebidas alcohólicas, y muchos cuidados que las personas normalmente no hacen. Cuando lo logras todo vuelve a empezar con un nuevo reto, con un nuevo sueño. Otra grilla, otra largada. Hasta que la vida lo permita, disfrutando el sol, el aire, el viento, dando gracias por esta salud construida que nos permite movernos y superarnos maravillosamente. Hasta la última curva ... sueña y supérate. Vengo a recordarte que puedes. La foto es el filo del Tres Marías.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.