lunes, 21 de mayo de 2018

Para no morir corriendo.

Cada vez que parte un amigo en alguna competencia vuelven las preocupaciones sobre las condiciones físicas, los controles, las responsabilidades de los organizadores, las individuales y los eventuales certificados médicos. Los certificados médicos tienen valor hasta que salimos del consultorio. Creo que las organizaciones y los organizadores hacen lo mejor posible para permitirnos correr. Desde los aspectos legales, de prevención, de asistencia, seguros, paramédicos, etc. Sin embargo en tantos miles que corremos es imposible prevenir todas las alternativas. El cuerpo humano es muy complejo y el evento desgraciado puede estar a la vuelta de cualquier esquina y en cualquier momento. No creo que, en general, podamos responsabilizar a las organizaciones. Que tengan su objetivo económico no significa que no traten de hacer lo mejor posible. Somos nosotros mismos responsables de nuestras posibilidades y nuestro estado. Incluso en la carrera donde debemos tener la mesura de amigarnos con nuestras posibilidades y no dar ese tranco de más por un récord que le gane al amor propio y en el que podemos perder la vida. A seguir tranqueando, somos una familia muy saludable en la que muy rara vez ocurre un evento muy triste y nos debe llamar a la reflexión para revisar nuestro estado físico y nuestro límite deportivo como corresponde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.