miércoles, 13 de septiembre de 2017

Sobra agua. Escasea cerebro.

Diez millones de hectáreas productivas bajo agua y cientos de localidades al borde del colapso. Resultado de la "sojización" que economizó millones de metros cúbicos de agua, de la falta de siembra de gramíneas, de la falta forestación. Cada árbol es una bomba de agua que la chupa del suelo y la evapora. Cada pastura de un tambo también. Esto es responsabilidad del Estado que a lo largo de los años direccionó hacia la soja y la desforestación y no tomó medidas económicas y técnicas elementales. Siguen dormidos. Llegará el día que el gobierno deba pagar para que se siembren pasturas, paguen para forestar, reduzcan el iva del queso, de la leche, y otros impuestos para que se reviertan los motivos de estos excesos de agua. Los canales solo la cambian de lugar. (Foto Flaco Mori).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.