martes, 19 de septiembre de 2017

Ancianidad y apatía.

El síntoma depresivo más frecuente entre las personas mayores es la apatía, que se caracteriza por la pérdida de interés por los demás, del propio cuidado personal y por no desarrollar más actividades que antes eran placenteras o laborales. Se trata de un síntoma común entre quienes sufren algún tipo de enfermedad pero también en casos de personas sanas que han desistido de soñar, que se embotan, se abandonan, no son ayudados por nadie para salir de este estado y no pueden zafar por si mismos. Moverse es magia y salud por lo que, si pueden, hay que incentivarlos a caminar, a pedalear en triciclos, a realizar tareas domésticas que impliquen mover el esqueleto, los músculos y las articulaciones lo que pone en orden las confusiones y les permite vivir un día distinto. También que instalen algún sueño a futuro y que intervengan en las redes sociales a través de Internet para conectarse con el mundo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.