jueves, 9 de marzo de 2017

La tercer edad no existe.

La tercer edad no existe. Solo existe el tiempo que va pasando. Y cuando este pase, cuando empieces a arrugarte, debes tener autonomía. Trata de no depender de nadie. Ni para comer, ni para trasladarte, ni para resolver todas cuestiones domésticas diarias. Tus hijos tienen sus propias historias y generalmente no les permiten ni atender el teléfono cuando los llamas. Entonces no los llames. Cuando ellos tengan tiempo e interés ya te llamarán. Tienen sus ocupaciones, déjalos. Tu no pierdas el andar para no necesitar de su asistencia. Para ser autónomo debes llevar una vida sana y activa. La vida es libertad. No la pierdas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.