domingo, 12 de marzo de 2017

Justicia.

"Para el poder todo. Para el pueblo la Ley". Así están las cosas hoy día. Triste realidad a la que asistimos absortos. Vemos que al ladrón de un par de tarros de leche en polvo le han dado en un juicio rápido dos años de prisión efectiva, o al que ha robado una bicicleta en sumarísimo trámite terminó otro tanto preso. Sin embargo el poder ha sido y sigue siendo esquivo a cualquier consecuencia sobre actos evidentes de corrupción. Los incontables atajos de la justicia y los caballeros que la integran hacen de un corrupto un rey de la ironía y el desparpajo. La libertad tiene precio claro está,  pero este fantástico dinero que se pone en marcha para asegurarla tiene origen en nosotros. Del pobre pueblo a quien ordeñaron, estafaron y mintieron de forma alevosa y malvada. No hay esperanza. Solo que nada de ello se llevarán. Todo quedará aquí ensuciando la vida de sus hijos. Dura Lex sed Lex  (La Ley es dura pero es Ley) ... para los pobres y comunes mortales. Para el poder todo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.