miércoles, 10 de agosto de 2016

La salud y los controles.

Estar en la encrucijada, en la inmensa duda sobre nuestra salud y que el final puede estar a la vuelta, te lleva a imaginar ese final, pensamientos retorcidos, despedidas virtuales, crucificado en una realidad impensada e inexorable. Esto lo saben todos los enfermos de derrotero dudoso y cruel. Es angustiante y turbador. Vengo aquí, a contarlo breve, para que todos, además de cuidar su salud, revisen su estado en tiempo y forma para que las contingencias puedan ser corregidas a tiempo. No tener miedo a los controles. Nada peor que demorarse e ignorar síntomas. Hoy me toca levantarme y otra vez agradecer estar sano y vivo. Juanca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.