lunes, 30 de marzo de 2015

La voluntad.


La voluntad consiste en tener la iniciativa de ordenar  nuestra propia conducta. Generalmente se asocia a actos cotidianos que requieren de cierto esfuerzo consciente para realizarlos. El ejercicio diario para dominarla es fundamental, porque como todo en la vida y las costumbres del humano, se convertirá en una actitud normal el hacer cosas que cuestan. Finalmente se encuentra satisfacción y razonabilidad en su ejecución. Sin voluntad, sin la inercia de vencer un estado perezoso, no se puede iniciar ningún cambio de hábitos saludables. Aplicar voluntad a nuestra vida eleva nuestro manejo de las situaciones, nos mejora la autoestima y nos hace sentir fantásticamente bien con la autonomía que se logra. Hoy que sobre tu voluntad y brilles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.