miércoles, 11 de julio de 2018

Límites.

A veces hay que saber decir no. Poner un límite. A nuestros caprichos o a los ajenos. De esa manera se construye carácter, se desarrolla personalidad, se reeduca la paciencia, aprendemos a separarnos de lo que se ha hecho mal o nos ha hecho mal, alejarnos de lo que no se desea, se moldean los hábitos imperfectos y se mejora la voluntad para lograr objetivos saludables. Para vivir mejor con todos y con uno mismo muchas veces conviene borrar y reescribir la historia. Que nunca te parezca tarde para hacerlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.