domingo, 1 de julio de 2018

Dr. Rodolfo Oscar Estivill (+ 29.06.17) Jubilado.

Este amigo que hoy recuerdo y que tanto bien ha hecho a sus pacientes en tanta vida, al final de ella ha quedado solo. Lo llevaban a Buenos Aires para meterlo en un geriátrico. Triste soledad con la que se ha encontrado al final de la vida y de la cual ni el sistema ni la familia tuvieron respuesta. Vengo aquí en nombre de todos los jubilados a decir que nos han robado no solo el dinero sino los sentimientos. Digo que cada vida es una maravilla que debe cuidarse y honrarse. Burocracia infinita de un organismo que nos hace sentir vergüenza de la edad y circunstancias, cuando deberían tratarnos con cariño y respeto. Que tengan en cuenta los hijos que no se puede arrumbar a los padres en el fondo de un miserable lugar. Y aún, si nadie se sintiera culpable, yo puedo aseverar en carne propia de las injusticias a que nos someten, del robo del dinero que hemos aportado y de los sueños que nos quedan. Ladrones estos, aquellos, los de más atrás... todos. Brutezas de ladrones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.