jueves, 23 de abril de 2015

Hoy me siento de veinte y es mentira...pero me parece verdad.

Hoy cumplo 67 años. Otro paso del tiempo que resulta magnífico. Me siento infinitamente mejor que un año atrás. No tengo deudas con mi pasado. No tengo pretensiones que no pueda con mi futuro. Todos los días vivo de maravilla este presente. Tengo un deseo y es que el mundo quieto pueda moverse y disfrute el recorrido. Estoy envejeciendo saludablemente con alguna actitud excéntrica que me hace muy bien: cierto espíritu aventurero que me permite cruzar y tranquear mi país con libertad. Mis hijos ya no dependen de mi. Ni yo de ellos. Sigo con tres pares de zapatillas y una bicicleta. Nada cambió en mi riqueza. Tengo otro patrimonio inmenso que no se compra, ni se gasta ni se pierde: el afecto de cientos de amigas y amigos a quienes quiero y agradezco infinitamente. No debo ni me deben. Si necesito me pido a mi mismo. Hago lo que puedo sin ofrecer ni pedir nada. Estoy aligerando mi equipaje porque cada día que pasa me hacen falta menos cosas. Sin embargo no me parece tarde, no he dejado de soñar y nunca me he rendido. Hoy me siento de veinte y es mentira...pero me parece verdad.



MAS SALUDOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.