jueves, 26 de diciembre de 2013

Cuarenta y uno...


Gracias. Quizá es la expresión que mejor refleja todo lo que podría decirte. Gracias por tenerme paciencia. Gracias por haber mantenido firme el rumbo a pesar de los vientos cruzados. Gracias Princesa! Me ha saltado el corazón cuando te conocí y me sigue saltando cuarenta y un año después. Gracias por tu humildad y fortaleza. Gracias por la madre que has sido. No tengo ni puedo hacerte grandes regalos. Puedo darte hoy mi mano y decirte que te quiero mucho y si no te opones me gustaría ir contigo hasta que la última curva nos separe. Juanca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.