miércoles, 28 de septiembre de 2016

Pobreza.

Pobreza.
Detrás de cada persona, de cada madre, de cada niño, se teje una historia de vida. Una triste historia que nunca podrá ser revertida. Ellos no podrán integrarse. Es imposible salir de la situación por si mismos. Reconocerla es importante. Determinar porqué ocurre será el desafío de cada uno de nosotros. En particular de quienes han gobernado en el último medio siglo de nuestra historia. Poner una mano en el corazón y la otra en el bolsillo deberían los poderosos indiferentes. Gracias - en esta triste circunstancia - a los solidarios que a lo largo y ancho del país ponen el hombro como pueden. Y a los otros que por lo menos tengamos un pensamiento cuando estemos hoy en la mesa llena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.