martes, 28 de junio de 2016

Abanderado.

Parece mentira un niño abanderado sin calzado y su escolta en ojotas. Vaya a saber la circunstancia de esta foto tan triste. De lo que no hay duda es que la pobreza es resultado de la corrupción, de unos y de otros, y de la incapacidad de mover sentimiento y honradez en el sentido que se debe. Soy de los que está al final del camino y sueño de que antes de la última curva pueda sentir orgullo de quienes nos gobiernan. Espero que este penal si se convierta en gol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.