miércoles, 11 de febrero de 2015

Extravagancia...


Los corredores de a pie tenemos algunos rasgos extravagantes. Somos poco comunes para el mundo quieto, con ciertos rasgos originales en el modo de manifestar afecto, en la forma de vestirnos cómoda y colorida que nos permite amplitud y ligereza de movimiento, en como nos desplazamos una y otra vez por caminos llenos de automotores o rectas interminables y solitarias. Admirados a veces con sana e íntima comprensión de lo que significa correr, sinónimo de extravagancia  y de la magia que genera esta forma curiosa de desplazarse. Curiosa pero ancestral. Corremos, nos sentimos de maravilla y quizá podamos parecer extravagantes, pero solo somos mortales comunes que nos gusta disfrutar el tranco y admirar nuestra forma interminable de movernos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.